Bizarre

Publicado: 14 septiembre, 2010 en Sin categoría

La siguiente entrada la escribí hace ya unos cuantos meses, posiblmente Abril o Mayo… cuando lo recuerde actualizaré esto para dar la fecha exacta!

El día que busqué la palabra “bizarro” en el diccionario de la rae me lleve una buena sorpresa. No es lo que pensaba que era.

La noche de ayer, en palabras de Arnaud (el couch surfer francés que ha caído en mi casa) fue “bizarre”. Supongo que en francés sí que significa lo que yo imaginaba… es decir, estrambótica, rara, ¡extraña!

Después de unas horas de fútbol me encontré con él en mi casa, y salimos a celebrar el viernes. Unos yakitoris, con sake caliente, una hora y pico de andar, unas cervezas de combini y ya estábamos en “amerika mura”.

Eran las 2h 30m se hacía tarde y no encontrábamos donde entrar a tomar algo. Así que nos adentramos en el primer sitio que vimos. Un edificio de 5 plantas, llenas de cientos de panfletos y extraños dibujos adornando las paredes. Subiendo piso a piso nos fuimos encontrando con diferentes habitaciones semi-abandonadas… y cada vez que entrabamos en el ascensor unos acordes bastante góticos sonaban. Parecía que la melodía nos siguiera, cada vez que cruzábamos una puerta sonaba. Como si fuéramos Thruman descubriendo el backstage de su vida nos dedicamos a abrir puertas, encontrando más habitaciones vacías. Pero de fondo se oía música y en teoría había varios bares. Nada cuadraba. Nunca olvidaré la mirada de Arnaud en una de las veces que entramos en el ascensor, lo acababa de conocer, pero sabía exactamente el significado “qué narices es este sitio?”.

Al final acabamos en un club unas manzanas más allá: 3 500 Yenes la entrada, con una mini consumición. Y una máquina que vendía tickets para comprar consumiciones. Básicamente te cambiaba tus yens por papeles que decían 100 Yenes o 500 Yenes. Ni las camareras se aclaraban contando esos papeles…

Después lo típico en un club de japos cuando eres extranjero, aunque había más guiris. Japos chocándote los cinco, imitándote al bailar, mirándote todo el rato, tías con sonrisitas, y algo nuevo. Una tía súper simpática que no paraba de hacer el payaso (sí, sí, me enamoré de ella). Total que coincidí con ella en la barra y le hablé… joder me sentí como el tío del anuncio del aire acondicionado… ni se giró ni nada, me ignoró por completo. Ostia por lo menos podría haberme mirado con cara de “qué haces payaso” como hacen en Barcelona. En fin, la noche se acabó de completar cuando recibí un SMS de procedencia desconocida diciendo “YUZU YUZU” (no me preguntéis qué significa). Y luego que me encontré un billete de 10 000 Yenes en el suelo…

Pronto… ALGO + SOBRE JAPÓN: Amerika Mura

Anuncios
comentarios
  1. Paco dice:

    Jajaja, vaya tela tío… Pobre couch surfer…
    Bien Fede bien! Haz caso a mi hermana y planteaté (seguro que ya lo has hecho) lo de empezar a escribir relatos y enviarlos a concursos literarios.
    Abrazos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s