Posts etiquetados ‘Mi tarro’

La vacuna

Publicado: 6 marzo, 2011 en Sin categoría
Etiquetas:,

2 meses y 6 días desde mi última entrada, concretamente los primeros 2 meses y 6 días del año. Me cuesta mucho escribir, me he convertido en un esclavo del trabajo y no es por obligación, es por voluntad. Vine aquí en busca de algo y lucho por conseguirlo, pero lo hago con más corazón que cabeza. Os pido perdón por mi falta de contacto. No es que lo esté pasando mal, mi vida, como lo era en Barcelona, tiene días buenos y días malos.

Ayer fui a hacer snowboard y perdí mi flamante iPhone. Después de buscar una hora, decidí dejar de hacer que los demás y yo, perdiéramos nuestro tiempo buscando y disfrutásemos de nuestro día en la montaña. Mi segunda vez con el snowboard. Mi segunda vez en pistas japonesas, aquí las llaman Gerendes (por lo visto los americanos también las llaman así y viene del alemán, mañana buscaré más info que ahora no he encontrado nada). La verdad es que no pensar en algo que has perdido por no cerrar una cremallera y disfrutar es duro de cojones, especialmente si ese objeto cuesta casi 500 euros. Pero considero que lo hice bastante bien, disfruté como un niño en las bajadas y pensé en el móvil en las frías subidas con el telesillas, mientras mi imaginación me jugaba malas pasadas y me hacía ver móviles en todas partes. A final el día acabó bien, tras 5 horas de bus, cenamos comida china en un puesto que hay dentro de la estación de Umeda y donde en teoría hacen el mejor gyoza de Japón.

Durante el largo trayecto de vuelta, pensé en lo bonito que sería que el Karma existiera de verdad. Que lo que yo hice hace dos semanas (dedicar 1 hora de mi tiempo a devolver una cartera que me encontré en la calle con 83 000 yenes, es decir 750 euros) lo hubiera hecho alguien por mi y me hubieran devuelto el teléfono. Y luego, luego me acordé de por qué compré ese teléfono. Lo hice para poder organizarme mejor, para poder estar en contacto con los míos más fácilmente, leyendo vuestros correos y pudiendo contestar al momento o llamar desde cualquier lugar y a cualquier hora. Pero el móvil es aún un medio que facilita mucho leer pero muy poco escribir, y he pasado de tomarme mi tiempo para leeros y escribiros a solo hacerlo para leeros. Así que hoy, mientras leía un poco de Juego de Tronos en el Starbucks de la estación de Kyobashi, he decidido que perder el móvil sería algo bueno, que iba a cambiar algo. Quizá ese sea mi Karma volviendo.

Aún y así, como soy algo tonto, y confundo el tocino con la velocidad, he decidido que necesitaba un símbolo del cambio. Desde el 2 de Enero que no bebo Coca-Cola, me lo propuse como objetivo para el año, no beber más Coca-Cola por un tiempo, junto con muchos propósitos, y es el único que estaba cumpliendo. Así que hoy me comprado una botella de medio litro, y la estoy disfrutando mientras escribo estas líneas. Una vacuna para una nueva fase, un más, pero tan importante como todas las demás.

PD: Al llegar a casa, antes de escribir esto, he recibido un correo electrónico diciéndome que habían encontrado mi móvil y me lo van a enviar. Luego he hablado con Oriol, mi “compi de proyectos personales”, y con quien hacía tiempo que no hablaba y hemos decidido volver a hacer girar la rueda. Así que parece que la vacuna es efectiva.